BERLIN

Para informarse

    Rumbo a Berlín, Turismo y Arquitectura

Para alojarse

Belin Like Home

Contáctenos

info@berlinservices.es
Tel. (0049) 30 6129 6456



Otras noticias

Mi Berlín loco


La Nueva Galería Nacional de Rudolf Stingel

Nunca había visto la Nueva Galería Nacional de esta manera. Una tímida primavera comenzaba a dejar pasar algunos rayos de sol en un Berlín aún adormecido por el largo sueño invernal. Corría el mes de marzo y yo avanzaba pensativo hacia la Biblioteca Estatal de Hans Scharoun, donde pretendía regalarme algunas horas para el estudio y la meditación. El frío era penetrante, recordándome aquellos inviernos estudiantiles en un Madrid luminoso y transparente, inviernos en los que uno tenía que soplar el aliento incesantemente sobre la punta de los dedos. Basta de pensamientos fúnebres, me dije, y al levantar la cabeza descubría las líneas nítidas y brillantes de la Nueva Galería Nacional, de Ludwig Mies van der Rohe. Como un imán, mis pasos se sintieron atraídos por ese cuadrado increíble que construyera el famoso arquitecto de la Bauhaus en una época y en un lugar donde aún no se concebían ese tipo de edificios. En primer lugar la forma desplaza a la función, porque se trata de un museo, pero qué museo: un techo que parece flotar sobre un espacio diáfano, completamente acristalado en los cuatro costados y que, casi con el aire que contiene, parece sostener la enorme estructura del tejado plano. Unos cuantos puntos de apoyo, casi pincelados, una sabia distribución de las fuerzas que equilibran o contrarrestan ayudadas por un par de macizos paneles en el interior indican, más que presentan, la estructura del sorprendente edificio. Pero mi sorpresa fue doble al introducirme por la puerta giratoria, sin apenas visitantes en aquella soleada tarde de marzo. Todo el espacio interior estaba completamente cubierto por una alfombra desdibujada en blanco y negro, una alfombra extraordinaria, mullida y confortable, que invitaba a tumbarse en cualquier lugar, preferentemente en algún recuadro iluminado por el sol, tal y como hacían algunos jóvenes visitantes italianos. Los límpidos cristales metían el entorno del Foro Cultural dentro del edificio, como si fueran decorados de asombrosa nitidez, o como si estuviéramos efectivamente en un espacio abierto que por casualidad había sido delimitado por una misteriosa estructura metálica. La presencia del arquitecto se hacía notar por ese contraste y por el que nos ofrecían los edificios circundantes, tan diferentes del diseñado por Mies van der Rohe en 1968: La Iglesia de San Mateo (St.-Matthäus-Kirche), obra historicista —neobizantina— de August Stüler en 1846, la Galería de Pinturas (Gemäldegalerie), impecable obra funcional del estudio de arquitectura Hilmer & Sattler en 1998, y los edificios de Scharoun con su compleja y exhibicionista arquitectura orgánica. La Nueva Galería Nacional, en cambio, aislada en su soledad modernista, ejemplo paradigmático de la “simplicidad” de la Bauhaus, destaca especialmente en su pedestal por la ausencia de complejidad, que no de dificultad, y queda realzada espectacularmente por la alfombra que cubre su suelo de piedra.

Rudolf Stingel es un artista suizo radicado en Estados Unidos que ha sabido mimetizar su “instalación” con el edificio, creando una obra de arte sin aislarse del entorno que la alberga, al contrario, creando una unidad cargada de reflexiones: reflexiones críticas sobre la Bauhaus, sobre el lujo oriental de finales del siglo XIX y principios del XX, sobre los “felices años veinte” en Berlin y sobre las alfombras persas que se desdibujan al ser agrandadas y multiplicadas mediante las técnicas digitales del ordenador. En resumen, un espacio sugerente para la creación, la reflexión y la intuición que queda completado con la exposición del mismo artista situada en el subsuelo de la Nueva Galería Nacional: allí se exhibe, entre grandes reproducciones fotográficas de las cumbres nevadas de los Alpes, la enorme pintura basada en un negativo tomado por Ernst Ludwig Kirchner donde se puede apreciar claramente la huella de su dedo pulgar. Kirchner, famoso pintor expresionista alemán, pondría fin a su propia vida en 1938, en las montañas suizas donde se había refugiado huyendo de los nazis.




Design by